ALTA COSMÉTICA ORGÁNICA
0
  • No hay productos en la cesta.

  • 0
  • No hay productos en la cesta.

  • VEREDICTO TRAS PROBAR LA EXFOLIACIÓN EN SECO.

    Compartir:

    Rocío Bravo Bravo pesquera

    Habían leído mucho sobre la exfoliación en seco antes de adentrarme a probar sus efectos sobre la piel. Así que hace 3 meses decidí llevarlo a cabo todos los días o casi todos antes o durante la ducha.

    Como dice el dicho “cada maestrillo tiene su librillo “
    Primero probé en seco, antes de la ducha sin la piel mojada. Lo usé en los muslos, glúteos y seguidamente en la parte abdominal baja, ósea la tripa ( después de dos embarazos esa zona queda súper flácida).

    Wow, primera sensación fue que mi piel se activaba, se enrojecía y yo sudaba como si estuviese en una clase de spinning. Efectivamente, lo estaba haciendo bien. Estaba activando mi circulación y lo notaba. Así que continúe por todas las zonas afectadas de celulitis y flacidez. Movimientos circulares y movimientos de abajo hacia arriba por todas esas zonas, más o menos unos 5 min en cada una.

    Hubo días que lo realicé antes de la ducha y, otras durante la ducha. Incluso le aplicaba jabón al mismo cepillo pero notaba la diferencia al exfoliar la piel porque las cedras al estar mojadas están más “flojas” que cuando están secas. Resumiendo, las cedras cuando están secas realizan mejor su trabajo porque están tersas y duras.
    Inmediatamente después de cada exfoliación y de ducharme me aplicaba un aceite hidratante y específico. Usaba Alternando dos aceites de Perpurr. El Aceite Skinny y el Aceite Detox.
    ¡OJO! ¡Si no aplicas un aceite o crema después de la exfoliación en seco, corres el riesgo de que te salgan estrías!

    (Clic en la foto si quieres saber más sobre el producto)

    Bueno y vamos a lo que interesa, los resultados.

    Lo que más notas inmediatamente después de acabar (sin mencionar que tu piel acaba del color de una langosta) es la piel más suave, pero eso ya pasa con un exfoliante de sales normal, de hecho con estos no necesitas aplicar una crema o un aceite después porque entre sus ingredientes hay una gran cantidad de aceites que hace que quede muy hidratada (exceptuando las pieles súper secas, que si necesitan hidratar a posteriori).

    A corto plazo empecé a verme la piel más luminosa, más bonita. Pero la gran diferencia está, en que mientras con un exfoliante normal de sales tardas más en ver los resultados, con la exfoliación en seco a los pocos días vas notando tu piel cambiada, en especial los glúteos y los muslos. He notado como mi celulitis ha disminuido, también seguramente con ayuda de los aceites específicos, pero he notado una mejoría en su tersura. La veo y noto más tersa, y eso hace que se vea menos celulitis. No se ha eliminado la celulitis ni de broma vamos, ojalá. Pero sí ha mejorado la apariencia de los llamados “hoyuelos”. Sin embargo en la zona baja del abdomen he notado menos resultados, pero es lógico, ahí ya necesito unos hipopresivos como dios manda.

    Lo que si creo que es una de las claves para conseguir cambios es aprovechar y aplicar un producto anticelulítico o diurético ya que después de la exfoliación los principios activos serán absorbidos con más facilidad por parte de la piel.

    Y por último, he de decir que la exfoliación en seco engancha. Tras pensarlo mucho creo que es por lo intenso que es. Es como cuando haces ejercicio y tu cuerpo segrega endorfinas, estás más contento, más alegre. ¡Yo me notaba más enérgica!

    Dejar un Comentario